jueves, 9 de mayo de 2013

Hoy, más que nunca, Europa

Desde hace treinta y ocho años, cada 9 de mayo los ciudadanos europeos festejamos el Día de Europa. Recordamos así que en esta misma fecha, pero de 1950, a las seis de tarde el Ministro francés de Asuntos Exteriores, Robert Schuman, dio un paso adelante providencial al convocar a los medios de comunicación en el Salón del Reloj del Ministerio de Asuntos Exteriores del Quai d’Orsay para presentarles una Declaración que contenía un Plan estratégico cuyo primer eslabón sería someter la producción y utilización del carbón y el acero de Francia y de la entonces República Federal de Alemania –y de los otros Estados europeos que quisieran adherirse- a una Alta Autoridad Común. Schuman entró en la sala acompañado por Jean Monnet, el autor material de la Declaración y verdadero estratega de la construcción europea.


La propuesta era en verdad revolucionaria. En el contexto de una Europa devastada, se trataba de construir las bases para la paz. El control del carbón y del acero era clave para controlar en aquel momento cualquier política armamentística desbocada y sirvió para crear la primera de las Comunidades Europeas, la del Carbón y del Acero, ejemplo de lo que años más tarde sería la Comunidad Económica Europea. Por primera vez desde hacía muchos siglos, los habitantes de la vieja Europa iban a vivir un largo período sin confrontaciones bélicas. En un mundo cada vez más globalizado, iban a proponer una nueva forma de cooperación donde las palabras estaban llamadas a sustituir a las armas.

Conviene volver una y otra vez a estos orígenes. Sobre todo en momentos como los actuales, en los que la eurofobia vuelve a campar y proclama a los cuatro vientos su mensaje derrotista. Es ahora, más que nunca, cuando hay que recordar que casi setenta años de paz y de prosperidad han sido posibles porque el proyecto de construcción europea suma siempre más que la mera adición de sus Estados miembros. Es ahora, más que nunca, cuando los ciudadanos europeos hemos de asumir que pese a tantas miserias, pese a tantas indecisiones, pese a tantas frustraciones, la consolidación de la Unión es la única garantía para que nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos puedan seguir creyendo en la tolerancia, en el respeto y en la cooperación como valores indiscutibles para seguir construyendo una sociedad más justa. Y es ahora, más que nunca, cuando la creatividad y la propiedad industrial e intelectual, antesalas de la innovación, deben manifestarse como elementos clave para el desarrollo de una verdadera cultura europea.

En ELZABURU estamos convencidos de que ello es posible. Por eso queremos proclamar, un día como hoy, que es ahora, más que nunca, el momento para impulsar, más que nunca, a Europa.



Visite nuestra página web: http://www.elzaburu.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario