viernes, 25 de octubre de 2013

Día Mundial del Patrimonio Audiovisual: es necesario preservar nuestro patrimonio audiovisual para generaciones futuras



Este 27 de octubre se celebra el Día Mundial del Patrimonio Audiovisual, bajo el lema “Preservar nuestro Patrimonio Audiovisual para las futuras generaciones”.

Elegida en 2005 para conmemorar la aprobación de la Recomendación sobre la salvaguardia y la conservación de las imágenes en movimiento en 1980, esta fecha, como todos los proclamados días mundiales, no tiene otro objetivo que concienciar al público sobre la necesidad de proteger, en este caso, la memoria misma de las artes, usos, costumbres, conflictos y vida de los siglos XX y XXI.

En efecto, resulta difícil echar la vista a atrás y no analizar nuestra historia más inmediata en clave de documentos audiovisuales, como películas, programas de radio y televisión, grabaciones de audio y vídeo. Y es que si bien estos elementos no sustituyen los medios escritos, nos encontramos en un momento en el coexisten e incluso sobrepasan en valor y en impacto a los medios tradicionales.

Visionarios como Alan Lomax, etnomusicólogo estadounidense, y uno de los mayores recopiladores de canciones populares del siglo XX en el mundo, sentaron las bases para la transformación del patrimonio oral e inmaterial en grabaciones, asegurando la pervivencia de expresiones características -de otra forma- condenadas a desvanecerse. Entendieron el valor de un medio que rebasaba las fronteras nacionales, lingüísticas y educativas, al tiempo que estimulaba de forma directa los sentidos que nos conectan al mundo: la vista y el oído.

En un momento en el que la caducidad de soportes, límites y sensibilidades están a la orden del día, los titulares de derechos, archivistas, las instituciones, las administraciones, las entidades privadas que ven en el patrocinio una oportunidad, deben ser conscientes de su papel clave en la preservación y difusión de este patrimonio audiovisual, y adoptar un papel activo en su puesta en valor.

A nivel nacional, no deja de ser llamativo que resulte imposible encontrar una recopilación de las obras de Luis Buñuel, pese a los esfuerzos realizados por el necesario y brillante Centro Buñuel de Calanda. Asimismo, Segundo de Chomón, verdadero genio del cine español, a día de hoy sigue siendo un verdadero desconocido para el público general, pese a la labor de rescate de su obra llevada a cabo por la Filmoteca de Catalunya.

Así las cosas, aún reciente el descubrimiento de la obra prima de Orson Welles en un almacén del norte de Italia- así como su rápida restauración y estreno en cines- el lema escogido para 2013 resulta –cuando menos- adecuado.

En el fondo, lo que está en juego es, ni más ni menos, la preservación de nuestra memoria e identidad en el tiempo.

Umberto Eco, en su ensayo “Hacia una nueva Edad Media” (1972), objeto de recopilación en el libro “La estrategia de la ilusión” publicado en Editorial Debolsillo, elaboraba un fino paralelismo entre aquella era y la actual. Tras analizar cómo en ambas épocas nos encontramos ante el imperio de lo gráfico o visual a la hora de transmitir a las clases populares la cultura, concluía que

“Mientras Fellini y Antonioni experimentan sus Infiernos y Pasolini sus Decamerones (y el Orlando de Marconi no es exactamente una fiesta renacentista, sino un misterio medieval representado en la plaza para el pueblo llano) hay quien intenta desesperadamente salvar la cultura antigua, creyéndose investido de un mandato intelectual, y se acumulan las enciclopedias, los digestos, los almacenes electrónicos de la información con los que Vacca contaba para transmitir a la posteridad un tesoro de saber que corre el riesgo de disolverse en catástrofe”.

En el caso que nos ocupa, la necesidad de preservar y transmitir a la posteridad nuestro legado audiovisual responde no sólo a un mandato intelectual sino, sobre todo, humano.

Esperemos que pasada esta nueva Edad Media, como entonces, nos encontremos en el despertar de un Renacimiento 3.0, que conserve el brillo de nuestro tiempo como un espejo dentro de un espejo.


Autora: Alba Mª López

Visite nuestra página web: http://www.elzaburu.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario