martes, 11 de marzo de 2014

Forma del producto y obtención de un resultado técnico: ¿Pueden constituir una marca?


El TJ se acaba de pronunciar en una reciente sentencia de 6 de marzo de 2014 (Asuntos acumulados C-337/12P y C-340/12P (sólo disponible en inglés y francés) sobre la interpretación del art. 7.1.e RMC y los requisitos a valorar en aquellas marcas que pueden estar constituidas por la forma del producto necesaria para obtener un resultado técnico.

Yoshida es una empresa japonesa que obtuvo el registro de dos marcas comunitarias para designar  determinados tipos de cubiertos en clase 8 y utensilios de cocina en clase 21:

CTM 001371244
                          

CTM 001372580


                                                



Las marcas se referían en la práctica a una empuñadura para cuchillos recubierta de puntos cóncavos comercializados por Yoshida, como se ve en la imagen reproducida a continuación:

                                      
Imagen obtenida en  www.yoshikin.co.jp

Esta alineación de puntos cóncavos, protegida asimismo por varias patentes, cumplía una función antideslizante para evitar que el cuchillo se resbalase de la mano al cortar.

Las empresas Pi-Design, Bodum France SAS y Bodum Logistics A/S instaron la nulidad de los registros comunitarios ante la OAMI sobre la base de su falta de carácter distintivo y la infracción del art. 7.1.e RMC, es decir, por tratarse de un signo constituido por la forma del producto necesaria para obtener un resultado técnico. Tras varios recursos el asunto llegó al TJ que se ha pronunciado recordando en primer lugar que los motivos absolutos de denegación del art. 7.1 RMC deberán interpretarse a la luz del interés general e indicando la imposibilidad de conceder a una empresa el monopolio sobre soluciones técnicas o características funcionales de un producto.

A efectos interpretar de forma correcta el art. 7.1.e RMC el TJ indica que es necesario identificar cuáles son las características esenciales de la marca. Para ello, establece que se deberá realizar un estudio caso por caso examinando los distintos tipos de elementos que conforman el signo -teniendo en cuenta además que no existe  una jerarquía entre ellos- y la impresión de conjunto que el signo causará entre el público. Además, el art. 7.1.e RMC se aplicará tanto a las marcas bidimensionales como tridimensionales.

El TJ establece en su pronunciamiento que además de lo anterior hay tener en cuenta otros elementos adicionales como la fecha de solicitud de la marca –para determinar si efectivamente concurrían los motivos de nulidad en dicha fecha-, cómo se utiliza la marca en la práctica desde dicha fecha de solicitud o la existencia de patentes anteriores; circunstancias que el TG no tuvo en cuenta y por lo que incurrió en un error de derecho.

Por la falta de consideración de los elementos anteriormente citados, el TJ devuelve el asunto al TG para su revisión.




Visite nuestra página web: http://www.elzaburu.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario