lunes, 22 de diciembre de 2014

Caso SGAE: una particular aplicación de la doctrina europea en España


La reciente resolución de 6 de noviembre de 2014 de la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC), que ha sancionado de nuevo a la Entidad de Gestión colectiva española -Sociedad General de Autores y Editores- con una multa de 3,1 millones de euros, al exigir una tarifa excesiva en el licenciamiento de conciertos, es un caso en el que se pretende aplicar la doctrina europea.

La resolución es de especial interés porque la autoridad de la competencia española interpreta la doctrina europea sobre el método de análisis de la equidad de una tarifa, y lo hace con ribetes propios que entrañan particularidades en su aplicación que, sin duda, sirven para consolidar las expectativas generadas por su informe de 2009, pero que generan no pocas incertidumbres si se consolidara esta línea interpretativa.

En Europa, el sector de la gestión colectiva de obras musicales usadas en conciertos, se caracteriza por la inexistencia de competencia. Con carácter general, cada entidad es la única proveedora de licencias en su territorio. De esta manera, la Sociedad española, SGAE, es la única entidad que representa en España, el repertorio propio y el internacional por mandato de las sociedades extranjeras, manteniendo la posición monopolística tradicional.

La tarifa de SGAE para licencias de conciertos está fijada con carácter general en un 10% del importe generado por la venta de las entradas y su otorgamiento está sujeto a una serie de condiciones que garantizan los derechos que administra la entidad. Estas fueron denunciadas por la Asociación que reúne a las empresas organizadoras de conciertos (APM) en el año 2005. Este expediente resultó, en un primer momento archivado por las autoridades de la competencia, pero fue reabierto en virtud de una resolución del Tribunal Supremo español, y dio lugar a una nueva investigación que ha concluido en noviembre de 2014, afirmando que la tarifa de la entidad es abusiva.


De las numerosas cuestiones que suscita el enjuiciamiento de la autoridad española en relación con la línea jurisprudencial europea, merece especial atención: a) el criterio menos estricto que el aplicado por el TJUE para apreciar abuso; b) la apreciación de los contratos de representación recíproca y c) el trato de igualdad a todos repertorios e incluso d) la aplicación de la tarifa de origen o de destino.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea determinó los criterios de análisis para enjuiciar la equidad de una tarifa de una Entidad de Gestión en sus Sentencias de 13 de julio de 1989, caso Tournier [Asunto 395/87] y caso Lucazeau [Asunto 110/88, 241/88 y 242/88].

En estos casos El Tribunal de Justicia europeo aceptó la propuesta que realizaban los Tribunales franceses: comparar las tarifas de entidades de gestión para detectar si existía un precio anormalmente alto.

Este análisis al que llamaremos “test Tournier” es al que se acoge, en principio, la autoridad de la competencia española en el caso que examinamos.

En primer lugar, conviene examinar la singular interpretación de los criterios usados por la jurisprudencia comunitaria para aplicar el test Tournier de comparación con las tarifas de otras sociedades. Hasta ahora, el test resultaba positivo si las tarifas examinadas “son notablemente más elevadas que las que se aplican en los restantes estados miembros” (TJUE de 27 de febrero de 2014, asunto C-351/12). En el presente caso, según se ha mencionado, el análisis comparativo no arroja un resultado en el que la tarifa sea notablemente más cara que la aplicada en “la mayoría de los Estados miembros” (folio 5455 de la resolución).

A partir de esta constatación, la Autoridad de la Competencia española adopta una estrategia novedosa: toma como referente no las tarifas de todas las Entidades de Gestión europeas, sino la de la sociedad cuyo repertorio es preponderante en el mercado de conciertos español. Asi, el supervisor llama la atención porque la tarifa de SGAE para conciertos triplica la de la entidad de gestión británica (3%) para estos mismos usos; señalando la Resolución que tal diferencia es muy significativa.

En segundo lugar, conviene repasar la apreciación que formula la decisión española sobre la acción combinada de la alta tarifa española y los contratos de representación recíproca que aseguran el mismo trato a los autores británicos administrados por la entidad.

La resolución, en este punto, revela que la Autoridad española de competencia considera que el efecto que causan los contratos de representación recíproca en la posición de domino de las Entidades de Gestión requiere que la Entidad sea especialmente responsable en su actuación de las tarifas, llegando a poner en tela de juicio el igual trato por la Entidad a los administrados con independencia de origen y la aplicación de la tarifa de destino.

A partir de esta apreciación, la resolución considera que SGAE no actúa de conformidad con la especial responsabilidad que le incumbe por su posición monopolística, al  no justificar la diferencia entre sus tarifas y las británicas, y mantener unos precios que dificultan la entrada de competidores en el mercado español.

Aunque la resolución no desarrolla el asunto del precio a aplicar –tarifa de destino o tarifa de origen-, merece la pena hacer una pequeña reflexión al respecto. Es claro que uno de los debates inconclusos que afecta a la práctica de las entidades de gestión colectiva tiene que ver con la tarifa en licencias extraterritoriales [en territorios que no sean los del emplazamiento principal de la entidad de gestión] sean o no multiterritoriales [por explotación que se produce en varios territorios, siendo el caso prototípico, internet].

En conclusión, se trata de una resolución que se aparta de la interpretación segura del método de análisis aplicado por la Jurisprudencia comunitaria, que resulta muy crítica con el efecto red de los contratos de representación recíproca, pero que, en lugar de explorar nuevas fórmulas de análisis para fundamentar su decisión, parece forzar aquellas que han conducido a conclusiones muy distintas a nivel europeo.

N.B. Versión española del artículo publicado en el Kluwer Copyright Blog



Visite nuestra página web: http://www.elzaburu.es/


No hay comentarios:

Publicar un comentario