miércoles, 28 de enero de 2015

Nuevos negocios y aplicaciones: Big Data y la evolución del Internet de las Cosas. Una segunda revolución industrial

Situación Actual y Cifras

El creciente uso de dispositivos móviles y el desarrollo de las redes sociales han dado lugar a una segunda revolución industrial, produciendo un crecimiento exponencial de datos disponibles a través de contenidos multimedia compartidos, junto con la existencia de tecnología que extrapola ingentes cantidades de datos estructurados y no estructurados, de diferentes fuentes, en diferentes formatos, en información analítica, que mejora las decisiones de negocio y ofrece la posibilidad de trazar, evaluar, analizar, medir, comparar datos, cifras, comportamientos, hábitos, quién hizo qué, cuándo y dónde - de manera casi instantánea, dando lugar a la era del Big Data y a la evolución del Internet de las Cosas, “IoT”.
Las cifras/estadísticas señalan que en 2010, había aproximadamente 80 millones de dispositivos M2M a nivel mundial, pero en 2020, se espera que esta cifra alcance los 50 billones americanos. En 2015, la Asociación de Electrónica de Consumo, “CEA”, espera que haya 25 mil millones de dispositivos conectados. Según la CEA, habrá 42 millones de coches inteligentes en 2017, y la Global Telecommunication Association,“GSMA”, predice que el Internet de las Cosas producirá $ 4.5 trillones (con una "t") de ingresos en 2020- 635 mil millones dólares de los cuales procederán de servicios de juego y entretenimiento. Otros expertos prevén que el mercado mundial de soluciones IoT crecerá desde los $1.9 trillones del año 2014 hasta los $7.1 trillones (también americanos) en el año 2020.

Usos: Teleco, Bancario, Retail, Moda, Música, Inteligencia artificial, Robótica, Medicina

Para obtener el máximo impacto en los negocios, se requiere una combinación de personas, procesos y tecnología (herramientas de análisis). El Big Data se está empleando en el marketing personalizado usando las aplicaciones e información de las redes sociales, en información geográfica para análisis de desplazamientos, procesamiento de información de dispositivos en tiempo real, complejos análisis sobre un gran número de datos en minutos, predicción de necesidades individuales, etc. 
A través del Big Data se están implantando nuevas actividades comerciales y creando nuevos hábitos como formas de compra, aplicaciones y negocios principalmente en el sector de las telecomunicaciones, bancario, retail, moda, música, inteligencia artificial, robótica o medicina, lo cual plantea no sólo cuestiones jurídicas sino también éticas.

Concretamente, en el sector bancario en una entrevista que se efectuó a Marco Bressan, presidente ejecutivo de BBVA Data & Analytics, éste afirmaba que "El Big Data nos permite redefinir las fronteras de nuestros servicios". Según Bressan, “en el Banco se trata un pago como un objeto hermético, cuando en realidad cada pago contiene muchísima información sobre el comportamiento de nuestros clientes, de hecho la capacidad de información de un ‘like’ palidece en riqueza frente al valor que se desprende de un simple pago. Se puede considerar que un ‘like’ es una intención de voto, cuando un pago es un voto concreto. Hay que tener en cuenta que en el Banco no sólo tenemos pagos, sino que tenemos movimientos de cuentas, contratos, correos, llamadas telefónicas y más información de millones de clientes.”
Respecto a la pregunta de ¿Qué tiene de cierto eso de que gracias al big data podremos anticiparnos a los acontecimientos? Bressan afirmaba que “el verdadero valor del big data será cuando se explote la capacidad de grandes volúmenes de información para anticipar el futuro.Y lo que es más el Big Data producirá un cambio en la forma de hacer negocios: ..en la medida en que mejoremos la capacidad predictiva, la forma de hacer negocios y de relacionarnos con los clientes cambiará de forma drástica. ¿Qué sentido tendrá pensar en segmentos de clientes cuando seamos capaces de predecir necesidades individuales?

lunes, 19 de enero de 2015

Nuevo pronunciamiento del TJUE sobre la interpretación de los arts.1 y 3 del Reglamento CE 469/2009 en materia de CCP’s para medicamentos

En sentencia dictada el pasado día 15 de enero el TJ (Sala 8ª) ha resuelto una nueva cuestión prejudicial referida a la interpretación de los arts. 1 (b) y 3 (a), (b) del Reglamento 469/2009 en materia de certificados complementarios de protección (CCPs) para medicamentos (Asunto C-631/13).

Para la comprensión del sentido del fallo del TJ, es importante poner de manifiesto los siguientes extremos:

- La cuestión prejudicial se plantea en el marco de un litigio entre el titular de una patente europea que reivindicaba la proteína D y la Oficina austriaca de Patentes. 

- La proteína D estaba presente en una vacuna pneumocócica para uso pediátrico denominada Synflorix que había sido objeto de la correspondiente autorización de comercialización (AC). 

- La proteína D no estaba contenida en cuanto a tal en el Synflorix sino que estaba presente mediante un enlace covalente con otros principios activos.

- Al margen del referido efecto covalente de la proteína D en el Synflorix, la proteína D tiene asimismo un efecto inmunógeno propio contra la bacteria Haemophilus influenzae. No obstante, la AC del Synflorix solo se refería a la proteína D en calidad de proteína transportadora y en la AC no se hacía ninguna referencia explícita a sus efectos terapéuticos propios (como vacuna contra la Haemophilus influenzae).
 
El TJ responde a las cuestiones prejudiciales planteadas por el Tribunal austriaco señalando:

- Primero, que el Reglamento comunitario no se opone a que un principio activo pueda dar lugar a la concesión de un CCP en aquellos casos en los que el referido principio se halle en enlace covalente con otros principios activos integrados en la composición de un medicamento.

- Segundo, que el Reglamento comunitario se opone por el contrario a la concesión de un CCP para un principio activo cuyo efecto terapéutico o inmunológico no esté comprendido en las indicaciones terapéuticas cubiertas por los términos de la AC. En el caso que nos ocupa, el TJ argumenta que en el marco del expediente de evaluación de la solicitud de AC del Synflorix, no se incorporó ningún ensayo ni dato sobre los efectos terapéuticos de la proteína D contra la Haemophilus influenzae que pudiera haber retrasado la explotación comercial de la patente base. Por ello, la concesión de un CCP en estas circunstancias hubiera resultado contraria al objetivo perseguido por el Reglamento comunitario consistente en compensar parcialmente el retraso sufrido en la explotación comercial de una invención patentada debido a la duración innecesaria de la obtención de la primera AC en la Unión.

- Y tercero, el Reglamento comunitario debe interpretarse en el sentido de que una proteína transportadora conjugada con un antígeno polisacárido por medio de un enlace covalente únicamente podrá calificarse de principio activo si se determina que la mencionada proteína produce un efecto farmacológico inmunológico o metabólico propio cubierto por las indicaciones terapéuticas de la AC. La comprobación de este último extremo corresponderá en todo caso al órgano jurisdiccional remitente a la vista de las circunstancias del caso. 

En su segunda y tercera respuestas, el TJ rechaza las tesis del solicitante del CCP sobre la proteína D y acoge las tesis defendidas por la Comisión Europea.


Visite nuestra página web: http://www.elzaburu.es/