lunes, 7 de septiembre de 2015

Buenas noticias para los titulares de marcas renombradas

LA MARCA RENOMBRADA EN ALGUNOS PAÍSES DE LA UNIÓN EUROPEA PUEDE HACERSE VALER TAMBIÉN EN LOS ESTADOS EN LOS QUE NO TIENE RENOMBRE

En la sentencia dictada el 3 de septiembre de 2015 en el caso Iron & Smith kft/Unilever (C-125/14) el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha resuelto una interesante cuestión prejudicial planteada por un tribunal húngaro sobre la eficacia territorial del renombre de una marca comunitaria a efectos del artículo 4, apartado 3, de la Directiva 2008/95 (denegación de una solicitud de marca por su incompatibilidad con una marca comunitaria renombrada anterior para distintos productos). En definitiva se trataba de determinar si el renombre de una marca comunitaria en algunos países de la Unión Europea puede también ser esgrimido y tener consecuencias jurídicas en otros países de la Unión en los que el signo no es renombrado.

La cuestión prejudicial planteada por el tribunal húngaro no quitará el sueño al tranquilo ciudadano europeo, pero resulta apasionante para los profesionales de la propiedad industrial por su directa relación con los pilares del sistema de marcas de la Unión Europea, fundamentalmente el carácter unitario de la marca comunitaria y su compatibilidad con los sistemas nacionales.

Estos dos principios son consagrados rotundamente por el Reglamento de la marca comunitaria y vertebran el régimen marcario de la Unión, pero la realidad puede suscitar problemas dialécticos y prácticos tan interesantes y difíciles de valorar como el planteado por el tribunal húngaro en su cuestión prejudicial, pues efectivamente los grandes principios y dogmas no suelen resultar tan claros y reconfortantes cuando tenemos que descender a analizar casos concretos de acuerdo con las distintas realidades de los mercados locales.

El carácter unitario de la marca comunitaria implica que ésta producirá los mismos efectos en el conjunto de la Unión Europea, tal y como afirma expresamente el artículo 1 del reglamento sobre la marca comunitaria. La expresión "los mismos efectos" debe significar no sólo que el registro como tal resulta formalmente vigente en los 28 estados miembros de la Unión, sino que las facultades que otorga a su titular, fundamentalmente el ius prohibendi, tengan la misma eficacia en cualquier lugar de la Unión Europea.

En este caso, el Tribunal Justicia debía determinar si las facultades prohibitorias que se derivan del renombre de una marca comunitaria en algunos países también pueden esgrimirse en aquellos países de la Unión Europea donde no existe tal renombre. En el asunto analizado por el tribunal húngaro que planteó la cuestión prejudicial, la marca comunitaria anterior en la que se basaba la oposición a una solicitud de marca posterior se consideraba renombrada en el Reino Unido e Italia, pero no en Hungría, país de la nueva solicitud. Como agudamente observó el tribunal húngaro, la cuestión presentaba ciertas analogías con el debatido tema del uso de la marca comunitaria y de cuál debe ser su extensión territorial para ser considerado suficiente, cuestión resuelta por el Tribunal de Justicia fundamentalmente en el caso Leno (C-149/11). Sin embargo, como veremos el Tribunal afirma que la valoración del renombre de la marca debe realizarse con criterios propios no necesariamente coincidentes con los utilizados para valorar el uso.

El tribunal ha dictado una sentencia bien estructurada y bastante más clara de lo habitual. Así, de una forma alejada de la ambigüedad a la que nos tiene acostumbrados, el tribunal afirma con nitidez lo siguiente:
  1. Cuando se acredite el renombre de una marca comunitaria anterior en una parte sustancial de la Unión Europea, que puede incluso coincidir con el territorio de un solo Estado miembro, debe considerarse que esa marca comunitaria anterior goza de renombre en toda la Unión Europea.
  2. Los criterios establecidos por la jurisprudencia acerca del uso efectivo de la marca comunitaria no son aplicables necesariamente para determinar la existencia del renombre.
  3. La marca comunitaria renombrada puede beneficiarse de la protección específica establecida en la directiva para tales marcas incluso en los estados miembros donde no goce de renombre si se acredita que una parte del público, comercialmente no insignificante, conoce la marca y establece un vínculo entre ella y la marca nacional posterior, y que existe una infracción efectiva y actual contra la marca comunitaria o un serio riesgo de que se produzca en el futuro.


Así pues, la marca comunitaria renombrada anterior gozará de la protección reforzada de las marcas renombradas incluso en aquellos países en los que no se consideraría como tal, siempre y cuando se cumplan ciertas condiciones de riesgo real y perjuicio efectivo que en realidad la jurisprudencia ya venía exigiendo incluso en aquellos territorios donde no había duda del renombre de la marca anterior, por ejemplo en las sentencia de los casos General Motors (C-375/97) o Royal Shakespeare (T-60/10) (texto sólo en inglés).



Visite nuestra página web: http://www.elzaburu.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario